Terapia: es el proceso que se lleva a cabo para alcanzar algo.

Breve: que tiene poca duración.

Estratégica: relativo a estrategia; serie de acciones, muy meditadas, que nos encaminan a un fin determinado.

 

En base a estas definiciones, la Terapia Breve Estratégica es el proceso de corta duración, que se lleva a cabo a través de acciones muy meditadas, que nos encaminan a un fin determinado, que estamos dispuestos a alcanzar.

 

En otras palabras, la Terapia Breve Estratégica tiene como función ayudar a las personas que lo requieren, a alcanzar sus objetivos.

 

Hay un objetivo terapéutico que se establece entre el terapeuta y el cliente. Este objetivo se logra porque hay un trabajo en equipo que desarrollan ambos y que se trabaja en sesión terapéutica y fuera de ella, a través de estrategias que la persona deberá utilizar.

 

Asimismo, la persona comprenderá cómo funciona su problema: cuáles son los movimientos y/o acciones que lo han provocado y los intentos de solución del problema que -paradójicamente- lo han mantenido.

 

A partir del análisis del problema y del conocimiento de cómo funciona la persona respecto a éste, surgirán las estrategias que le llevarán al cambio de la situación y al acercamiento de la solución.

 

En la Terapia Breve Estratégica el terapeuta es un guía.