arete-gabinete-psicologia_psicologia-clinica-para-adultos

Psicología Clínica

Como profesionales de la psicología nuestro trabajo es ayudar a la persona a solucionar el problema que nos plantea.
Para lograrlo utilizamos técnicas psicológicas que serán la clave para que el propio paciente logre los resultados deseados.

Psicología Clínica Adultos

Guía y apoyo para reconducir situaciones de confusión y/o desorganización ocasional, que no responden a patologías.

 

  • Trastornos de ansiedad: La persona que sufre de ansiedad generalizada siente constantemente una inquietud, una desazón que – con motivo o sin él – la acompaña durante todas las horas del día. Cuanto mayor es la insistencia de su entorno -que desea ayudar- para convencerla de que se tranquilice, mayor resulta la sensación de incomprensión y de inquietud de esa persona.
  • Fobias: Claustrofobia, agorafobia, fobia a volar, a conducir, a exámenes… Las fobias sont rastornos invalidantes; el temor que siente el sujeto fóbico es tan grande, que llega a afectar su actividad cotidiana: el sujeto fóbico tiende a evitar la causa de su temor , o pide ayuda para que sean los demás los que le resuelvan sus problemas. Estas soluciones intentadas siempre agravan el problema
  • Crisis de pánico: Son cada vez más frecuentes hoy en día. Son puntas de ansiedad muy agudas en las que el paciente puede tener síntomas muy diversos, y muy intensos, psíquicos y físicos, que desencadenan un temor muy grande a sufrir un infarto o a perder el control de su mente.
  • Hipocondría: Ansiedad por la propia salud, temor a sufrir enfermedades o a que cualquier pequeño síntoma se pueda transformar en algo grave.
  • Obsesiones/ Compulsiones: Las obsesiones pueden tomar formas muy diversas, pensamientos indeseados que aparecen constantemente, dudas sobre cualquier cosa, necesidad de hacer cosas sin sentido para combatir la ansiedad, necesidad de control excesivo en algún aspecto de la vida, y un largo etcétera de actuaciones.
  • Depresión: También parece que aparece cada vez más a menudo en nuestras vidas: tristeza, trastornos del sueño y de los apetitos, cansancio excesivo, desmotivación, apatía, falta de ilusión, renuncia a las cosas agradables de la vida.
  • Desórdenes de personalidad: Falta de control de las emociones, que provocan serias dificultades en las relaciones sociales, familiares y laborales.
Quiero más información

¿Te interesa?

Contáctanos, pide información sin compromiso.

Quiero más información